Síguenos:

Blog
Cómo redactar el post de blog perfecto

Cristina Tarodo

¿Eres de los que piensa que redactar un post de blog es una tarea rápida y sencilla que cualquiera puede realizar? Puede que redactar un post sí lo sea, pero si lo que quieres es escribir un buen post, la tarea se complica.

Redactar un post para un blog va más allá de elegir un tema, escribir tres o cuatro párrafos acerca del mismo y publicarlo. Escribir un buen post implica poner una atención especial tanto a la forma como al contenido, pero ¿cómo conseguirlo?

Aunque nadie tiene la clave para escribir el post perfecto, sí podemos seguir una serie de pautas que nos ayudarán a conseguir el mejor resultado. ¿Quieres conocerlas? Comenzamos…

¿Qué hacer antes de redactar un post de blog?

  • Conoce a tu audiencia. ¿A quién me dirijo?, ¿qué les interesa?, ¿qué lenguaje debo utilizar? Hazte estas y otras preguntas que te ayuden a definir a tu público para saber cómo debes comunicarte con ellos.
  • Infórmate. Busca, lee y documéntate sobre lo que se publica en tu sector. Para poder escribir es imprescindible estar informado y estar al tanto de la actualidad.
  • Analiza las tendencias. Si quieres elegir un tema que despierte la atención de tu audiencia, analiza de qué se está hablando en ese momento. Si sabes lo que tu público está buscando podrás crear contenido de valor y diferenciarte. Existen herramientas de monitorización que te permitirán saber qué es tendencia y elegir así las palabras clave para tus posts.
  • Apunta todas las ideas que te surjan. Las mejores ideas siempre suelen aparecer cuando menos nos lo esperamos, así que apúntalas para que no se te olviden.
  • Reserva tiempo para escribir. Si tienes la opción, escoge momentos en los que no estés cansado para tener la mente fresca y que las ideas fluyan mejor. Si cuando decides ponerte a escribir te das cuenta de que no te salen las palabras, no continúes, apaga el ordenador y vuelve a intentarlo en otro momento.

El contenido: de calidad y original

Google actualiza su algoritmo aproximadamente unas 500 veces al año. Si quieres que tu post sea indexado por las arañas de Google y tenga una buena posición, uno de los elementos más importantes es el contenido. ¿Te suena la frase “El contenido es el rey”? Elaborar y publicar contenido de calidad, original y que sea útil para los usuarios sigue siendo una parte fundamental para un buen posicionamiento web, pero ¿cómo conseguirlo?

  • Escribe contenido de calidad, diferente y exclusivo. Las personas buscan algo más que lo que ya está escrito. Intenta aportar información de valor y de calidad y prueba con otros formatos además de texto como vídeos, imágenes grandes, infografías, tutoriales, webinars, etc. Ve más allá de lo que ya está hecho y piensa qué es lo que te gustaría encontrar a ti como lector.
  • Cuida la ortografía. No cometas errores ortográficos. Lo único que conseguirás es una mala imagen tanto para tu marca personal como para la empresa, si es que publicas en un blog corporativo. Es muy importante revisar el post las veces que sea necesario para no cometer faltas de ortografía.
  • Frases cortas y directas. Evita circunloquios y frases o palabras sobrecargadas. Elabora un contenido que sea fácil de entender para que lo comprendan tanto las personas que tienen un mayor conocimiento del tema como aquellas que están comenzando.
  • Utiliza enumeraciones, negritas y cursivas. Estas técnicas permiten una lectura más ágil del texto, pero evita abusar de las negritas y cursivas.
  • No copies contenido. Te recordamos que el contenido debe ser único y original. Nunca debes copiar contenido de otro y ponerlo con tu nombre. Si quieres incluir alguna frase o párrafo de otro autor, lo puedes hacer citando a la persona.
  • Revisa el texto antes de publicarlo. Una vez que lo hayas escrito, revísalo. Esta revisión del texto suele ser mejor no realizarla inmediatamente, sino unas horas o días más tarde.

¿Cómo debo estructurar el post?

Cada persona tiene gustos diferentes, pero lo más recomendable es que estructures tu post de la siguiente manera:

  • Titular que sea atractivo y contenga la palabra clave del artículo. Algún ejemplo de títulos que suelen tener éxito son los que comienzan por “Cómo hacer…”, “7 consejos para…”, “Los 10 mejores…”. Titulares que invitan a los lectores a solucionar dudas y encontrar información útil.
  • Entradilla que enganche. La entradilla debe servir de introducción para lo que vamos a explicar después en el post. Para atraer la atención y que el lector siga leyendo puedes lanzar preguntas que responderás a lo largo del post.
  • Contenido. El texto, como hemos señalado antes, debe ser de calidad, original y único. Puedes utilizar diferentes formatos (vídeos, imágenes, infografías…) con los que exponer las ideas y combinarlos para hacerlo más dinámico y atractivo.
  • Conclusión. Resume lo que has explicado en el texto y, si es posible, cierra el post de una manera original o con preguntas para invitar al debate de tus lectores.

¿Puedo hacer algo más para el SEO?

La respuesta es Sí. Además de un contenido de calidad, si quieres lograr posicionar tu post en los primeros resultados de búsqueda, no puedes dejar de lado una serie de normas básicas:

  • Titular. Intenta evitar que sobrepase los 55 caracteres e incluye la palabra clave sobre la que vas a hablar en el post.
  • Imagen de calidad y medidas adecuadas. Escoge una imagen acorde con el texto y nunca utilices aquellas con derechos de autor; aprovecha aquellas herramientas que te permiten crear contenido visual y multimedia para tu marca de manera sencilla. Intenta usar aquellas que nunca hayan sido indexadas por Google. Optimízalas con el peso y el tamaño adecuado.
  • Texto alternativo en las imágenes. Acuérdate del “alt” de las imágenes. El texto alternativo debe ser corto y que describa la imagen. Evita subir imágenes con un texto alternativo como “imagen-3256”.
  • Url amigable. Las url deben ser cortas y contener la palabra clave que hayas escogido. Evita aquellas url que contengan símbolos y números sin sentido.
  • Enlaces internos y externos. Incluye enlaces tanto a otros sitios de tu propia web como a sitios externos. Hazlo siempre con sentido y sin abusar y elige bien el anchor text o texto de ancla (palabras enlazadas).
  • Extensión del texto. Google considera texto corto 200 palabras y le gustan más los artículos con una extensión mínima de unas 1.000 palabras.
  • Comparte en Redes Sociales. Incluye los botones sociales en tu blog para que tus lectores puedan compartir tus posts en las redes de la forma más fácil. Compártelos tú también en tus propias redes sociales y así podrás interactuar con tus lectores y con otros bloggers de tu sector.

Estos son solo algunos consejos básicos sobre cómo redactar un post para un blog. ¿Hay alguien que conozca la fórmula mágica para saber si un post va a triunfar? Ojalá pudiéramos saberlo, pero de momento, si apuntas las recomendaciones que te hemos ofrecido y publicas en tu blog contenidos de calidad y con regularidad, los resultados llegarán. Ten paciencia, no notarás los resultados de manera inmediata, todo lleva su tiempo, pero si ofreces información interesante para tu público, todo llegará.

Y tú ¿qué opinas?Cuéntanos tu punto de vista, sugerencias, o cualquier comentario que quieras dejarnos relacionado con este contenido

También te gustará

 

Optimiza tu próximo lanzamiento de producto Contacta con nosotros y pide una demo
Pide una Demo